Skip to main content

Días del Recuerdo
Esta página también está disponible en:

¿Por qué recordamos el Holocausto?

Loading ...


La transcripción completa

Estelle Laughlin, sobreviviente del Holocausto:
La memoria es la que nos forma. La memoria es la que nos enseña. Debemos comprender que la memoria es la que nos rescata.

[Texto en pantalla] Entre 1933 y 1945, el gobierno alemán, liderado por Adolf Hitler y el Partido Nazi, llevó a cabo en forma sistemática la persecución y el asesinato de los judíos de Europa. Actualmente, a este genocidio se lo conoce como el Holocausto. El régimen nazi también persiguió y asesinó a millones de otras personas que consideraba no aptas desde el punto de vista político, racial o social. La victoria de los aliados marcó el fin de la Segunda Guerra Mundial, pero la Alemania nazi y sus colaboradores habían dejado millones de muertos e innumerables vidas destruidas.

Sara Bloomfield, directora del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Creo que lo importante que debe comprenderse sobre este hecho catastrófico es que ocurrió en el corazón de Europa. Alemania era un país mundialmente respetado debido a sus científicos, físicos y teólogos de vanguardia. Era un país muy civilizado y avanzado. Tenía una democracia joven, pero una democracia al fin. Sin embargo, se hundió no solamente en un colapso social, sino también en una guerra mundial y, con el tiempo, en un asesinado masivo.

Margit Meissner, sobreviviente del Holocausto:
El control de Alemania quedó en manos de un hombre poderoso según el cual dicho país debía crear una comunidad nacional formada exclusivamente por la raza aria, considerada por él superior, y todas las personas que no pertenecieran a dicha raza podían ser eliminadas. A través de la planificación y la propaganda, pudo convencer a la mayoría de los alemanes para que lo apoyaran, sin consideración por lo que les sucedía a los judíos que hasta entonces habían sido básicamente sus vecinos. Logró construir campos de concentración, centros de exterminio y, por último, cámaras de gas para aniquilar a seis millones de judíos y a millones de otras personas que fueron asesinadas de manera sistemática con el patrocinio del gobierno.

Raye Farr, conservadora de películas, Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Esto es el producto de muchas personas que participaron de diferentes maneras y lo hicieron posible.

Rev. Dr. Chris Leighton, Instituto de Estudios de Cristianos y Judíos:
Personas que acataban órdenes sin cuestionarlas, testigos que observaban sin hacer nada, hombres y mujeres comunes que simplemente se dejaban llevar por la corriente.

Raye Farr, conservadora de películas, Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Los hechos y las consecuencias del Holocausto son sumamente devastadores. Llegaron a un extremo difícilmente imaginable.

Rev. Dr. Chris Leighton, Instituto de Estudios de Cristianos y Judíos:
Es tan abrumador que la tentación de olvidar y reprimir los recuerdos, de sacarlos de la mente, es muy real.

Raye Farr, conservadora de películas, Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Pero lo recordamos. Lo recordamos porque es una cicatriz inconcebible de la humanidad. Necesitamos comprender de qué son capaces los seres humanos.

Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos:
Hoy nos reunimos para expresar nuestro duelo por la pérdida de tantas vidas y rendir tributo a quienes las rescataron; para honrar a los sobrevivientes y reflexionar sobre las obligaciones de los vivos.

Kadian Pow, educadora de museo, Instituto Smithsonian:
Los Días del Recuerdo son nuestra conmemoración anual nacional del Holocausto, esa época que fue una calamidad para la historia de la humanidad, pero también, un momento de iluminación para aquellas personas que tuvieron el valor suficiente de ponerle fin.

Sara Bloomfield, directora del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Primero y principal, recordamos a todas las víctimas, y no solamente judías, sino también a muchas no judías. Obviamente, los judíos fueron el blanco principal.

Estelle Laughlin, sobreviviente del Holocausto:
Los millones de inocentes, que incluyen a mi familia y a mis amigos, que fueron asesinados porque eran de otra religión o porque no tenían medios para protegerse.

Sara Bloomfield, directora del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
También es importante recordar a quienes realizaron el rescate. Arriesgaron sus propias vidas, y a veces las de su familia, para salvar a otro ser humano. Asimismo, recordamos a los soldados estadounidenses que lucharon por ganar la Segunda Guerra Mundial y que en el transcurso de la batalla liberaron estos campos de concentración.

Cnel. Michael Underkofler, Reserva de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos:
Aquellos que llegaron a los campos en 1945 y se horrorizaron con lo que vieron.

Carly Gjolaj, educadora de museo, Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Y los soldados estadounidenses tuvieron una tarea enorme: devolverles la humanidad a estas personas que habían sido deshumanizadas durante años, y proporcionales atención médica.

Vicecoronel Terrance Sanders, Ejército de los Estados Unidos:
Recordar nos permite comprender la importancia que tiene para nosotros servir a un país donde tenemos la fortaleza, el poder y la voluntad de defender a los indefensos.

Rabino M. Bruce Lustig, Congregación Hebrea de Washington:
Los Días del Recuerdo son una oportunidad para que conmemoremos el sufrimiento provocado y los esfuerzos realizados para poner fin a tanto sufrimiento, y hoy son un llamado a la conciencia del mundo para asegurarnos de que no seamos los observadores silenciosos que contribuyen al sufrimiento de los demás.

Margit Meissner, sobreviviente del Holocausto:
En 1945, al finalizar la guerra, pensaba que nunca habría otro Holocausto; que el mundo, tan conmocionado por lo ocurrido, no lo permitiría. Pero, a pesar de todo, podemos ver lo sucedido en Bosnia, en Ruanda y en Darfur. Es decir, millones de personas son perseguidas por su origen étnico.

Sara Bloomfield, directora del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
Para nosotros es un verdadero desafío moral hacer algo más en nuestra propia vida cuando nos enfrentamos a la injusticia, al odio o al genocidio.

Bridget Conley-Zilkic, educadora de Prevención contra el Genocidio, Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos:
A aquellos que sufrieron y murieron en el Holocausto, hoy podemos honrarlos si evitamos el silencio. Recordar une el pasado y el presente con un lanzo simple, pero sólido: “eso no está bien”.

Margit Meissner, sobreviviente del Holocausto:
Lo fundamental es que no debemos volvernos indiferentes ante el sufrimiento de los demás; no debemos quedarnos al margen ni encogernos de hombros para decir “yo no puedo hacer nada, soy un mero individuo”, porque creo que lo que hace cada uno de nosotros es importante.

Estelle Laughlin, sobreviviente del Holocausto:
Maldecir la oscuridad del pasado no basta. Por sobre todas las cosas, debemos iluminar el futuro. Creo que en el Día del Recuerdo, lo más importante para evocar es la humanidad presente en todos nosotros, a fin de dejar un mundo mejor para nuestros hijos y para la posteridad.

Este vídeo describe el Holocausto, los Días del Recuerdo, y por qué nosotros como nación recordamos estos eventos. Está destinado tanto para los organizadores de servicios conmemorativos como para el público en general. (Audio en inglés, transcripción en español)

Esta página también está disponible en: